¿Tablones amarillos o azules?

Andando con Laura e India el otro día vimos carteles enormes por ‘Madrid Outlet ‘. Este anuncio grande y amarillo, no solo era otra pieza de basura capitalista infiltrada en mi barrio, también era un golpe a en la cara de la comunidad. Estos carteles eran dos veces más grandes que los demás, este cartel ocupaba todos los tablones del Ayuntamiento.

Como en otros municipios tenemos tablones con información y anuncios locales para las asociaciones de vecinos, clases con profesores de baile y yoga, mercados locales, partidos políticos locales y grupos de activismo de todos tipos, colegios, y conciertos en el bar local. Las cosas que forman parte del tejido social. Los grupos que son representativos de la comunidad, los barrios. El pueblo. Este cartel gigante y amarillo era una metáfora de nuestra manera de pensar en la que todo es relativo a el mundo de la empresario. Todo tiene una relación económica, nada es sagrado ya. Pero va más allá esto. También significa que la cultura local no es importante. Que la idea de consumo es un buen sustituto de la cultura social y las aficiones locales. Entonces no es una metáfora, esta es realidad

Cuando me trasladé a Leganés desde Inglaterra fue un shock cultural en muchos aspectos. Una cosa que había hecho antes de mudarme fue leer un libro que se llama “Notas desde una isla pequeña” de Bill Bryson, el cual mucha gente dice que es una buena representación literaria de Inglaterra. El autor dice que la calle central y las tiendas son algo muy feo del país. Pero ¿por qué? Porque todos son iguales en todas las cuidades. Un WH Smith, Post Office, un Costa, Starbucks, Marks and Spensers y Woolworths. Este libro fue publicado en 1995. Ahora el Post Office está dentro todos los WH Smiths (que es la peor librería del mundo) Woolworths está cerrado (DIP me encantaba el Pick N Mix) y las high streets están vacías y son espacios peligrosos y tristes. Solo hay centros comerciales que no tienen nada gratis, o cultural. Todo es un anuncio de algo o es un secundario de la atracción principal: comprar.

En Leganés noté que hay un centro comercial Parque Sur y un centró de cuidad. Hay comercios pequeños para las cosas del día, bares y restaurantes con comida local y tradicional, pero también plazas para que los mayores puedan sociabilizar, las madres a descansar y los trabajadores darse un respiro. No todo es comprar. Por otro lado, Parque Sur es una utopía peligrosa. Se trata de un lugar donde puedes ir con aire acondicionado, música de relajación, todas las marcas que puedes imaginar y restaurantes de indulgente. Un escape de realidad total. Compras cosas, vuelves a tu casa y te olvidas del mundo. Netflix and chill bro.

Pronto sería una batalla dentro estos dos mundos opuestos. Sabemos quién va a ganar si no hacemos nada. Reclamación de cultura, las zonas públicas incluso nuestros tablones. No hay una excepción española en la cara de capital. Puedes ver esto desde Leganés hasta Malasaña. Mira lo que está ocurriendo en Lavapiés ahora. Todo ¿por los turistas? Sí, pero el dinero de los turistas, para la capital. Nunca es personal para ellos, pero para nosotros es nuestra comunidad y nuestra vidas locales.

Si estos carteles estuvieran encima de una propiedad privada habría multas, por qué no en el ayuntamiento y en los espacios públicos. A mis compañeros leganenses, si ven un cartel amarillo grande y feo, rompedlo, recuperemos la ciudad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: